×
×
Red Internacional

Al grito del Ni una menos, el movimiento de mujeres y familias de víctimas de femicidios se hizo escuchar este 25N. En medio de la crisis económica y la campaña electoral, el movimiento de mujeres debe continuar fortaleciendo su auto organización para llevar adelante las demandas por Ni una menos por violencia, Ni una menos si trabajo y Ni una menos por abortos clandestinos.

Fernanda Quirós MoyaOrganización Socialista Revolucionaria - Pan y Rosas Costa Rica

Sábado 27 de noviembre de 2021 | 16:12 | Edición del día

Este 25N dio inicio con una concentración frente a los Tribunales de Justicia de Cartago, donde nos hicimos presentes familias de víctimas de femicidios y organizaciones políticas de izquierda. La concentración tuvo como eje central la visibilización de los casos de femicidios de Cartago, dentro de los que se encuentran los casos de Fernanda y Raisha, Naty, Nicole, Luany y Allison, no como casos aislados, sino como parte de un problema estructural que el Estado legitima y reproduce. La visibilización fue acompañada de una denuncia a la justicia patriarcal y la impunidad, además de la revictimización a las familias, las cuales han tenido que enfrentarse a comentarios por parte de la institución judicial tales como “espere a que se maten entre ellos”, en alusión a la justicia por las propias manos entre pandillas, o comentarios misóginos sobre la vestimenta o la condición de las víctimas de femicidio.

Por eso planteamos la creación de un Comisión independiente de investigación conformada por organizaciones sociales, políticas, de mujeres y familias de las víctimas de femicidio, para que sea a partir de la organización independiente la forma en la que se garantice justicia verdadera para todas las que nos faltan y sus familias.

También señalamos la responsabilidad del Estado, y le exigimos creación de refugios para víctimas de violencia doméstica, planes de vivienda y salarios mensuales para que las mujeres puedan tener independencia económica de su agresor, y puedan acceder a recibir la atención psicológica gratuita y de calidad necesaria, como parte del plan para prevención de femicidios y violencia; además de toda la ayuda posible a todos los y las familiares, como atención psicológica gratuita y de calidad, ayudas económicas, especialmente para las hijas e hijos de las víctimas de femicidio. Estas demandas pueden ser costeadas a partir del no pago de la deuda externa y de la implementación de impuestos a las grandes fortunas y grandes empresarios.

Te puede interesar: Movilización denuncia femicidios en Cartago

Por la tarde, se desarrollaron manifestaciones en Puntarenas, Grecia y Liberia. Además, en San José miles de personas marcharon bajo la consigna Ni una menos, acompañando el reclamo de justicia por todas las víctimas de femicidio y la violencia doméstica hacia las mujeres. Aproximadamente 7 mujeres por mes son atendidas en la CCSS por violencia física, sexual y psicológica, sin contar aquellas mujeres que no recurren a recibir atención, por lo que el número puede ser más alto.

También se hizo presente la denuncia a la represión de la policía, pues más de 8 patrullas estuvieron presentes durante la marcha como forma de amedrentar al movimiento de mujeres, e incluso se hicieron presentes dentro de la marcha para intentar detener personas que se encontraban manifestándose.

Desde Pan y Rosas también levantamos la necesidad de pelear por el aborto legal, para lo que es fundamental realizar pronto un Encuentro Nacional de mujeres trabajadoras y juventud, que impulse el fortalecimiento de la campaña nacional permanente a lo largo del país, junto con la separación real entre la Iglesia y el Estado.

Por otra parte, ayer 6 candidaturas a presidencia, dentro de las que se encuentran Natalia Díaz, José María Figueres, José María Villalta y Welmer Ramos firmaron una carta elaborada por el INAMU, la cual consistía en un compromiso en defensa de los derechos de las mujeres.

Sin embargo, nos preguntamos qué compromiso adquieren, pues el PAC, PLN y el FA son partidos que han estado presentes cuando se trata de llevar adelante ajustes y empobrecimiento hacia las condiciones de vida y de trabajo de clase trabajadora, donde las mujeres nos encontramos en primera fila con respecto al desempleo, pobreza y precarización. El gobierno del PAC, con respaldo de diputados y diputadas de la Asamblea Legislativa, han llevado adelante una serie de desalojos a familias, donde hay mujeres jefas de hogar, además del recorte al presupuesto de vivienda por 34 mil millones de colones, dejando sin vivienda digna a cientos de personas, dentro de las que se encuentran niños, niñas, mujeres y adultos mayores. Por ello, el tipo de compromiso que adquieren, se reduce a un papel, sin traducirse a la cotidianidad. Las apuestas por el mal menor son insuficientes cuando se trata de nuestras demandas, por lo que la salida consiste en fortalecer la auto organización del movimiento de mujeres y organizaciones políticas de izquierda, para golpear con un solo puño por la exigencia de las demandas que tenemos como mujeres de clase trabajadora.

El PAC, a través de sus diputadas, realizó la propuesta de penas de 10-18 meses de cárcel, o 30-45 días de multas, para castigar el stalking, mensajes indeseados, llamadas constantes y persecución por parte de acosadores. Sin embargo, apostar al castigo y la represión no son condiciones que liberen a las mujeres de la violencia de género en la realidad, sino que sirven para fortalecer el carácter represor del Estado, lo cual recae en la clase trabajadora.

La justicia real para todas las víctimas de femicidios, la igualdad en los hechos, solo se puede garantizar a través de la auto organización del movimiento de mujeres, llevando adelante discusiones estratégicas que impulsen las demandas que tenemos.

Te puede interesar: Entrevista a la madre de Karolay Serrano




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias